¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Cómo alargar la vida útil de tu smartphone con estos sencillos consejos

Guillermo Todd

Actualmente resulta imposible imaginar la vida personal y laboral sin un smartphone en la mano.

Por otro lado, el mal uso de estos aparatos podría hacer que cualquier smartphone, por costoso o poderoso que sea, comience a fallar, por lo que hay algunos consejos que hay que tomar en cuenta para alargar su vida útil, que según los expertos, es de 18 meses.

Recuerda siempre contar con espacio libre en la memoria RAM y ROM del teléfono, ya que ambas permiten que el aparato pueda realizar las operaciones necesarias para llevar a cabo tareas “pesadas”, como trabajar en dos aplicaciones a la vez o editar imágenes vía software.

Si el teléfono se hace lento, puede ser porque le falta memoria disponibles. No solo borres fotos, videos y archivos de su ROM, sino también caché, cookies e información que guardan algunas apps o páginas web.

La batería de los teléfonos actuales ya no se puede extraer y reemplazar con tanta facilidad como la de aquellos que se vendían hace algunos años, por lo que cuidarla es esencial.

Mantenerla lejos de los extremos térmicos (ni muy fríos ni muy calientes), es importante para mantener una buena autonomía, mientras que cargar los teléfonos hasta un 98% de capacidad ayuda a evitar que los químicos que les dan vida, pierdan eficiencia.

Recuerda evitar a toda costa evitar que la carga de la pila descienda hasta 0%, ya que esto también puede provocar daños irreversibles.

Sin embargo, las baterías también tienen una fecha de caducidad y es normal que con el tiempo comiencen a “durar menos” y “tardar más en cargarse completamente” que antes.

Algo que puede hacerse para evitar que la autonomía diaria de la pila “se acabe antes de tiempo”, es limitar el número de apps activadas en el teléfono, así como restringir el funcionamiento de aplicaciones que se actualizan en segundo plano.

La resolución de la pantalla del teléfono también gasta más pila, así como el brillo de esta o el volumen de sus bocinas, por lo que bajarlas puede ayudar a conservar energía por más horas (en iPhone no es posible bajar la resolución de la pantalla).

Actualmente los teléfonos tienen mecanismos que ayudan a detener la carga una vez que el terminal se deja enchufado por más tiempo del necesario, pero siempre se recomienda no mantenerlo conectado de la noche a la mañana.

Es necesario actualizar el software con el que cuenta el teléfono, ya que cada fabricante añade mejoras técnicas que extienden su vida útil, añaden protección a los virus (o al malware) y mejoran su rendimiento.

Este tipo de actualizaciones es regular y gratuito.

Recuerda respaldar la información que alojas en tu teléfono para evitar pérdidas importantes de datos en caso de extravío o robo. Esto puede hacerse a través de la nube o en el disco duro de una computadora (en iOS, esto es tan sencillo como conectar tu iPhone a una PC o Mac con iTunes).

Por último, es importante adquirir una funda con grado de protección militar (o industrial), para proteger el celular en caso de caídas o accidentes en los que su integridad física se vea en peligro.

Esta compra podría alcanzar un precio de los $500 a los $1500 pesos, pero debes verlo como una inversión a futuro.

Las fundas protegen el teléfono hasta en un 80%, pero siempre existe la posibilidad de que al tirarlo, este reciba daños. Productos como estos están diseñados para absorber impactos, pero no son infalibles.

Siguiendo estos pasos, podrás confiar en que tu teléfono inteligente trabaje adecuadamente por más de dos años.