Cómo el acomodo de productos en esta tienda de autoservicio fue calificado de “racista”

Guillermo Todd

En algunas tiendas Walmart de Estados Unidos, distintas asociaciones civiles denunciaron supuestos motivos racistas en el acomodo de ciertos productos dirigidos al público afroamericano.

Mientras que en algunos anaqueles, los productos de higiene personal “dirigidos” al resto del público estaban a la vista y alcance de todos, aquellos que los afrodescendientes consumían más, estaban dentro de vitrinas cerradas con llave y candado.

Por meses, portavoces de Walmart indicaron que el acomodo se debía a que según sus estadísticas, esos eran los productos que más se robaban de las tiendas, y que su acomodo no tenía nada que ver con que se pensara que los consumidores negros fueran más propensos a robar.

Sin embargo, durante las últimas semanas, la cadena de tiendas de autoservicio optó por sacar algunos de estos productos de las vitrinas con el fin de calmar las críticas, en especial en el marco de las protestas que se han suscitado en varias ciudades estadounidenses tras el asesinato del ciudadano George Floyd en Minneapolis, el pasado 25 de mayo.

Resulta importante para cualquier marca, saber que en estos tiempos, cualquier decisión, por superficial que parezca, podría causar controversia entre los distintos tipos de consumidores y de no atenderse a tiempo, dañaría los ingresos de una compañía.

En una sociedad tan diversa como la actual, las compañías deben cuidar bien cada aspecto de su negocio, con el fin de evitar el enojo y posible boicot de ciertos grupos de compradores.

La decisión de Walmart de sacar de sus vitrinas algunos productos controvertidos, es una tomada a tiempo que demuestra que una compañía, sin importar lo grande que sea, debe escuchar a sus clientes, en especial en estos tiempos de retroalimentación inmediata a través de redes sociales e internet.