Cabra hecha por computadora protagoniza peculiar comercial de tienda departamental

Guillermo Todd

TK Maxx es una cadena de tiendas departamentales estadounidense, que acaba de entrar a la coyuntura comercial navideña, con un peculiar comercial protagonizado por una cabra hecha por computadora.

El mensaje es sencillo: la cabra va por ahí presumiendo su colorida ropa mientras sus dueños la ven desde su cabaña decorada para recibir las fiestas de fin de año, preguntándose el porqué del atuendo de la bestia.

El protagonista, por alguna razón, a punto de llorar, confiesa que la cabra “aprovechó los bajos precios de TK Maxx” para hacerse un regalo, ya que este año “ha sido difícil para ella”.

Posteriormente, una voz en off indica que “todos este año merecen grandes regalos durante esta temporada”.

El final del cortometraje con CGI viene acompañado del mensaje “Big Love. Small Prices”, que indica que la tienda tendrá interesantes descuentos para los próximos meses.

Honestamente, el comercial es raro y da a entender que si una cabra merece un atuendo colorido y moderno, el público también debería darse un gusto este año.

No decimos que este esfuerzo creativo realizado por la respetada agencia Wieden + Kennedy sea malo, sino solo que es algo extraño.

El escenario idílico navideño en el que se desarrolla, la cabra generada por computadora, su ropa, el acento del protagonista y todo en general, parece conformarse por elementos discordantes entre sí pero que, a la vez, funcionan para crear un comercial cómico.

Sin embargo, ¿a ti te gusta?