Starbucks adapta “modelo chino” en otros países para enfrentar al COVID-19

Guillermo Todd

En medio de la pandemia del coronavirus COVID-19, el objetivo de muchos gobiernos y compañías alrededor del mundo es sencillo: poner en cuarentena a la mayor cantidad posible de personas para parar en seco la propagación.

A principios de febrero, la rama china de la cadena mundial de cafeterías Starbucks, decidió poner “su granito de arena” a la lucha por evitar más contagios y adoptó la política de entrega en domicilio, esto para evitar que sus clientes se quedaran mucho tiempo en alguna de sus sucursales, incrementando la posibilidad de propagar el virus.

Hasta ahora esta medida se había implementado únicamente en China, sin embargo, con la evolución de la pandemia, la firma originaria de Seattle, Estados Unidos, decidió aplicarla en otros territorios del mundo.

Asimismo, la cúpula corporativa de Starbucks anunció que promovería los pedidos a través de aplicaciones móviles, así como la entrega a domicilio. Lo que se buscará a nivel mundial es minimizar el contacto entre clientes, socios y empleados.

Tras aplicarse en China, la medida de Starbucks dio buenos resultados, por lo que se espera alcanzar un objetivo similar en los países de Europa central que más se han visto afectados por COVID-19, así como en Estados Unidos y Canadá.

Por su parte, la firma espera recibir un duro golpe a sus finanzas por culpa de la pandemia.