Septona y MAKE-A-WISH combaten los prejuicios con un poema épico griego

Guillermo Todd

Para muchos, el propósito de la organización Make-A-Wish de cumplir los sueños de los niños que sufren enfermedades serias y/o terminales, es algo macabro.

Un gran grupo de personas creen que el objetivo peca de cruel, debido a que un deseo cumplido por un pequeño no es otra cosa que una sentencia de muerte o algo por el estilo.

Por ello, la empresa Septona y Make-A-Wish Grecia, lanzaron la campaña “Ítaca”, que compara la lucha de los niños enfermos con la de Odiseo, en su búsqueda incansable por volver a casa y la celebración de la inquebrantable voluntad que lo ayudó a superar todos los retos que los dioses le impusieron, según el poema épico.

Para cristalizar este mensaje, la agencia creativa socialab con la que trabajó Septona y Make-A-Wish Grecia, contó la historia de un pequeño que se sube al escenario de una obra teatral escolar para relatar de todo corazón los periplos de Odiseo.

De acuerdo con AdsoftheWorld, para un padre griego no hay orgullo más grande que ver a alguno de sus hijos continuar la tradición milenaria del teatro griego, en especial cuando se recita el poema “Ítaca”, de Constantino Cavafis; favorito entre los herederos directos de la cultura helénica.

Para Make-A-Wish, cumplirle un sueño a un niño enfermo no es algo macabro ni cruel, sino una manera de darles a los pequeños el aliento que necesitan para superar todos sus problemas de salud.

En “Ítaca” fue la voluntad de volver a casa la que ayudó a Odiseo a reunirse con su amada Penélope y para el cliente de esta campaña, este estoicismo clásico es el que convierte al protagonista de la Odisea en un verdadero héroe.

Dentro del mismo contexto, la lucha de los niños enfermos a los que Make-A-Wish quiere darles aliento cumpliendo sus deseos los convierte, de facto, en héroes dignos de una epopeya y es justo este mensaje el que el cortometraje comercial que vemos en esta nota, quiere transmitir.

De esta manera se busca romper con el prejuicio que rodea el objetivo de la organización benéfica Make-A-Wish.

Interesante, ¿no?