Currywurst: la pieza no automotriz más popular de Volkswagen

Frente Creativo

En la lista de productos oficial de Volkswagen aparece el artículo N.º 199 398 500 A, una de las salchichas más exclusivas del mundo y un original de Volkswagen, creadas por primera vez en 1973.

Desde entonces Volkswagen ha hecho su propia salchicha currywurst que con los años se convirtió en un símbolo de la compañía en toda Europa.

Si bien es un producto esencial para el desayuno o el almuerzo en las cafeterías de la fábrica en Wolfsburg y otras plantas europeas de Volkswagen, también se vende en supermercados con la marca de “Volkswagen Originalteil” (que significa “piezas originales” en alemán).

Los concesionarios en Alemania suelen darles a los clientes cinco paquetes de regalo. Y es un gran éxito: en 2017, Volkswagen fabricó 6.8 millones de currywursts, más que la cantidad de vehículos que vendió la marca VW en todo el mundo ese año.

¿Cómo sabe el currywurst de VW?

Para un paladar estadounidense acostumbrado a las salchichas alemanas y otras salchichas típicamente etiquetadas como “sweet” o “hot”, el currywurst se encuentra en el amplio espacio entremedio.

Tiene un fuerte sabor a curry amarillo, pero con un toque de pimienta y jengibre en las especias.

La verdadera receta, tal como fue ideada por los carniceros originales de Volkswagen en 1973, es un secreto oficial de la compañía, conocido solo por unas pocas personas.

Comúnmente se sirve entero o cortado en bocaditos en un tazón de papel empapado con ketchup; por gusto, la variedad con sabor a curry también fue parte de la receta de Volkswagen.

Así preparan las salchichas en Volkswagen

Desde el principio, el currywurst ha sido preparado en la empresa por los empleados de Volkswagen. Hoy, alrededor de 30 trabajadores, la mayoría de ellos carniceros entrenados, supervisan el proceso en la planta principal de VW en Wolfsburg.

Tres veces a la semana, la planta adquiere carne de cerdo fresca de las granjas cercanas y pica los cortes seleccionados para formar una mezcla perfecta.

“Nuestro currywurst tiene solo 20 por ciento de contenido graso. Normalmente, es alrededor del 35 por ciento”, explica el jefe de los carniceros, Franco Lo Presti, que ha preparado Currywurst VW desde 1979.

Después de mezclar la carne con las especias y envasarlas en tripas, las salchichas se secan, se ahuman sobre madera de haya y se cocinan al vapor durante 100 minutos a 176 grados.

El producto final se pesa, inspecciona y empaqueta para enviarlo a otros plantas o minoristas de Volkswagen, con una producción normal de 18,000 salchichas por día.

Para aquellos trabajadores que no prefieren carne, VW también ha hecho una variante vegetariana desde 2010.

La mejor oportunidad para probar la cocina artesanal de Volkswagen probablemente implique un viaje al exterior, pero no hay necesidad de apresurarse, ya que la pieza no automotriz más popular de Volkswagen estará en producción por muchos años más.