¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Rick and Morty se infiltra en el Super Bowl con su sabor de Pringles inspirado en “Pickle Rick”

Guillermo Todd

Se acerca el Super Bowl (Súper Tazón para muchos) y la estrategia de Pringles para conquistar el internet durante esos días es sencilla: lanzar un nuevo sabor inspirado en el episodio (e03s03) en el que Rick Sánchez, de la serie animada Rick and Morty, se convierte en un pepinillo.

La alianza entre los fabricantes de papas horneadas en bote y uno de los programas más exitosos de la barra animada para mayores de edad, Adult Swim, buscará aumentar las ventas de la botana a través de varios videos promocionales que correrán antes, durante y después del Super Bowl.

Sin embargo, lo interesante de este caso es que los encargados de la publicidad de Pringles permitirán que los creativos detrás de la serie animada hagan “lo que quieran” con sus personajes y su producto con el fin de asegurarse de que al público le guste lo que ve.

Una de las colaboraciones más recientes que ha tenido el equipo de Rick and Morty con otras marcas fue la campaña publicitaria que se hizo en el marco del lanzamiento de Death Stranding, un título de aventuras de alto presupuesto dirigido por el legendario diseñador de videojuegos japonés Hideo Kojima.

La idea de dejar que la gente responsable de este hit televisivo se encargue de las colaboraciones publicitarias, es evitar una crisis de relaciones públicas como la originada en 2017 tras el lanzamiento del primer episodio de la tercera temporada de Rick and Morty, en el que el científico viaja a 1998 para visitar un McDonald’s en el que siguen sirviendo la salsa Szechuán que en su momento acompañó los paquetes conmemorativos del estreno de la película animada de Disney, Mulan.

En el mundo real, la cadena de comida rápida relanzó su famosa salsa, solo para provocar la ira de los miles de fans que acudieron a las sucursales y no pudieron probar el producto (que no era más que una salsa teriyaki con un sabor ligeramente ácido), debido a una mala estrategia de distribución y marketing.

Aquí el momento más surreal de “la crisis de la salsa Szechuán de 2017”.

Aún falta ver cómo le va a Pringles con esta colaboración.