Si tu productividad quieres mejorar, esto deberías desayunar

Frente Creativo

Dicen por ahí que el desayuno es el alimento más importante del día, y no hay nada más cierto que eso, especialmente si llevas a cabo actividades que impliquen muchas horas de actividad continua y además ejercitas tu cuerpo durante algún periodo de la jornada.

Entendemos que de vez en cuando el ajetreo de la ciudad y la prisa por mantener ese récord de puntualidad en la oficina nos impide planear una dieta balanceada por la mañana o ser disciplinados al respecto día con día; pero quizá deberías tomar en cuenta que alimentar tu cuerpo con alimentos ricos en grasa o un simple café, podría traer malas consecuencias en tu salud y afectar tu productividad.

Así que si uno de tus propósitos para este 2020 es mejorar tu rendimiento y tu salud sin volverte loco en el intento, aquí mismo te sugerimos una lista de cosas que puedes incluir en el desayuno para mejorar tu actividad cerebral y a su vez, que no pierdas energía:

1. Proteína

Procura incluir una buena porción de proteína evitando las grasas, puedes incluir algunas cosas como frijoles, soya, pechuga de pavo o de pollo, salmón, etc.

Así que quizás deberías reducir la frecuencia de alimentos como el tocino o las salchichas que si bien incluyen algo de proteína y son un rico añadido al  desayuno, también se caracterizan por su alto contenido en colesterol y grasa saturada.

2. Licuados naturales

Si buscas reemplazar los estímulos de la cafeína, podrías intentar prepararte cada mañana un licuado de frutas o verduras dependiendo las necesidades de tu cuerpo o tu gusto.

Además de que estas bebidas ofrecen muchísimos nutrientes que te brindarán energía de manera más prolongada, también son fáciles y rápidas de preparar y puedes llevarlas contigo a la oficina o el salón de clases.

3. Carbohidratos

Tu cuerpo necesita glucosa, y los carbohidratos saludables son una buena fuente de ella; la glucosa es lo que nuestro cuerpo convierte eventualmente en energía, por lo que es fundamental que un buen desayuno incluya al menos un alimento rico en carbohidratos saludables.

Buenos ejemplos de ello son la avena y el pan de centeno.

4. Evita la lactosa a toda costa

Es bien sabido que la leche de vaca es poco recomendable en nuestra dieta, ya que aunque es una fuente bondadosa de calcio y proteína, también lo es de colesterol y grasa, así que es muy probable que te haga sentir sin energía durante el día y que inflame tu cuerpo, provocando incomodidad.

Afortunadamente, en el mercado pueden encontrarse alternativas ricas en proteína, antioxidantes y con bajo contenido en grasa y azúcar, como la leche de soya, de arroz y de almendras.