¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Los peores logos del mundo reinterpretados por un diseñador competente

Guillermo Todd

A veces, ya sea por falta de presupuesto o imaginación, algunas empresas u organizaciones tienen la mala fortuna de presentarse al público con un logo espectacularmente malo, ofensivo, vulgar o incluso que refleja todo menos lo que debería.

La creación de una imagen corporativa es fundamental para cualquier compañía, ya que es de las primeras cosas que ve el público y tiene el potencial de ganárselo o perderlo para siempre.

En este caso, un diseñador italiano de nombre Emanuele Abrate, buscó algunos de los logos que peor interpretaban la misión y objetivos de las empresas que representaban, para rediseñarlos y darles una muy necesaria nueva imagen.

Por ejemplo, el logo del Instituto de Estudios Orientales, busca representar una pagoda frente a un sol naciente. El problema es que la disposición de ambos elementos da otra impresión. El trabajo de Abrate, recopilado en el portal Bored Panda, hace un mejor trabajo para representar la idea original.

El Centro Pediátrico de Arlington se volvió famoso por este logo que buscaba mostrar a un adulto cuidando a un niño, pero acabó representando otra cosa. Abajo, el logo mejorado.

SafePlace tenía un logo decente, pero que no llamaba mucho la atención. Este diseñador gráfico italiano tomó la misma idea y colores institucionales para darle un giro que lo mejoró bastante. ¿Notas los ángulos suaves del diseño de Abrate? En el lenguaje de la publicidad y el marketing, se usan para demostrar seguridad. Si quisiéramos lograr lo contrario y reflejar algo agresivo o directo, usaríamos esquinas mucho más marcadas, como la punta de una espada.

Imagina formar una compañía y presentarte ante tus inversionistas con logos como el de The Computer Doctors. Sin duda, el trabajo de un buen diseñador gráfico que entienda bien tu negocio, identidad y objetivos, te hará un gran favor si lo dejas trabajar.

Otro logo que se volvió famoso en internet por parecer todo menos lo que debería representar.

Abrate demuestra que cuando un creativo trabaja con mayor libertad y sin las trabas de su cliente, puede hacerle un gran favor al momento de crear su identidad gráfica.