Este es el camino que tomará Nike frente a la violencia racial en Estados Unidos

Guillermo Todd

No es la primera vez que hablamos de las decisiones de la cúpula ejecutiva de Nike respecto al apoyo que se ha mostrado hacia los cambios sociales por los que atraviesa Estados Unidos y el comunicado del CEO de la empresa, John Donahue, nos da una razón más para seguir hablando de Nike.

Recientemente, el Director Ejecutivo envió un documento a sus empleados en el que toca el tema de las protestas que se han suscitado en varios estados de la Unión Americana, declarando que toda la compañía debe unirse al cambio desde dentro, a través de reestructuras radicales.

Este tipo de mensajes habla de un interés genuino en combatir el odio racial, no solo con campañas de publicidad, sino con decisiones que podrían transformar la cara de una empresa consolidada a nivel mundial.

“Mientras trabajamos para forjar una mejor sociedad, nuestra prioridad es ‘arreglar nuestra casa’,” indica el documento firmado por Donahue.

En la misiva, el CEO pide que su empresa refleje mejores valores que la sociedad en la que se desenvuelve, reconociendo que a pesar de los cambios que ha habido por convertir a Nike en una compañía más equitativa, “aún queda mucho más por hacer en pro de la diversidad y la inclusión”.

Además de esta decisión, Nike anunció la donación de 40 millones de dólares para apoyar a las comunidades de afroamericanos, un esfuerzo que será liderado por Craig Williams, presidente de la marca Jordan, un afrodescendiente.

El anuncio de Donahue llega casi al mismo tiempo que la campaña de Nike en la que se le pide a la audiencia “no fingir que en Estados Unidos no pasa nada”, ya que hay muchos problemas que atender.

Parece que en medio de la pandemia, cambios sociales importantes afectarán, no solo a los países, sino la manera en la que las grandes empresas manifiestan sus valores y transforman a las comunidades en las que se desenvuelven.

En estos tiempos, el marketing social adquiere cada vez más relevancia y, parece, será el factor decisivo entre una empresa exitosa y una fracasada.