Motorola nos da lección sobre cómo aprovechar la nostalgia para vender

Guillermo Todd

Tras meses de rumores, Motorola, una marca conocida por haber lanzado algunos de los teléfonos más icónicos de la industria móvil, lanzó de manera oficial su actualización al legendario y delgado Motorola Razr.

Este terminal con pantalla OLED plegable fue lanzado en un evento celebrado en Los Ángeles, California, donde se reveló que tendría un procesador Snapdragon 710 y hasta 6GB de memoria RAM.

Estas especificaciones dejan ver que el Razr de 2019 no solo luce similar al teléfono que Motorola lanzó al mercado internacional a finales de 2004, sino que emplea tecnologías que en esa época pertenecían solo a la ciencia ficción.

Ahora, en lugar de doblar su cuerpo mediante sencillas bisagras de plástico, el Motorola Razr 2019 incorpora una pantalla plegable que lo pone a la altura de otras grandes marcas que han probado tecnologías similares: Samsung (con su Galaxy Fold) y Huawei (con su Mate X).

Este terminal con pantalla táctil de 6.2 pulgadas tendrá un costo de mil 500 dólares, el más bajo en cuanto a teléfonos inteligentes con display plegable se refiere.

El marketing, la clave del Razr de 2019

Motorola no tuvo miedo en evocar su pasado para anunciar este nuevo smartphone, ya que además de llamar a este terminal “el verdadero sucesor de su celular de 2004”, reutilizó la identidad visual de la campaña original para enamorar a los fans de su teléfono anterior.

Además de esto, la firma, que ahora forma parte del gigante chino Lenovo, se presentó como una alternativa para aquellos usuarios que quieren poseer un smartphone más pequeño, como los celulares de la vieja escuela.

Motorola también se preocupó porque el diseño del Razr 2019 fuera mucho más portátil que otros smartphones de la industria. Esta apuesta podría ser la clave de su éxito… o de su fracaso.

El producto no es barato, pero podría agradarle a quienes hace más de diez años, se enamoraron del diseño compacto y elegante del viejo Motorola Razr.

Aquí un comercial que formó parte de la campaña publicitaria de 2004.