La arriesgadísima campaña de Burger King que anuncia hamburguesas podridas

Guillermo Todd

Burger King está dando mucho de qué hablar con su campaña “moldy whooper” (whooper mohosa), que revela “la belleza de no usar ningún conservador” en sus productos.

En lugar de mostrar a detalle una deliciosa y recién hecha hamburguesa con queso, el director creativo de la agencia que lleva la comunicación de esta cadena internacional de restaurantes de comida rápida, decidió arriesgar todo y presentar cómo lucen sus hamburguesas luego de varias semanas a la intemperie.

Burger King

Sin miedo a mostrar hongos y moho, la campaña revela que todos los ingredientes: pan, queso, jitomate, lechuga, cebolla, carne y hasta el aderezo, sucumben ante la descomposición normal por la que pasaría una de sus hamburguesas.

Burger King

Esta campaña es arriesgada, ya que muestra “el lado feo” de los alimentos; sin embargo, también envía un mensaje potente “nuestras hamburguesas se hacen con ingredientes frescos y como tal, son tan susceptibles a pudrirse como cualquier otro”.

Tal vez este concepto viene a raíz de los experimentos que han demostrado que algunas de las hamburguesas de McDonald’s, la competencia directa de Burger King, parecen no descomponerse incluso a meses de mantenerse a temperatura ambiente, sin protección antibacterial alguna.

Burger King

Si fueras director creativo encargado de una marca de alimentos tan importante, ¿te arriesgarías con una campaña como esta?

Hasta ahora, entre el mundo de los creativos, “Moldy Whooper” ha dado mucho de qué hablar, pero habrá que ver qué piensa el público al respecto y cuántas ganas le quedará de volver a un restaurante de esta cadena de comida rápida.