Esta marca usa la economía de Animal Crossing para alimentar a los más necesidades

Guillermo Todd

La gente de la agencia Ogilvy tuvo una idea que le gustará a muchos gamers: aprovechar la economía que existe dentro del famoso videojuego Animal Crossing: New Horizons, para alimentar a personas en situación de calle.

El cliente detrás de esta interesante idea es Hellmann’s Canadá, que llevará a cabo un intercambio masivo de nabos rancios de los jugadores de este título, desde su isla brandeada de cinco estrellas.

Para quienes no estén familiarizados con la dinámica comercial del juego, aquí va un resumen.

En Animal Crossing New Horizons, cada jugador habita una isla que con el tiempo y suficientes recursos, pude transformar a su antojo. Cada isla puede visitarse o ser visitada por otros jugadores reales.

Una de las principales razones para visitar la isla de un vecino es el comercio y como los nabos son una de las cosechas más comunes dentro del juego, muchos lucran con estos.

Sin embargo, si los nabos no se venden a tiempo, estos pueden echare a perder, lo que deja a los jugadores con un superávit de este tubérculo que poca gente quiere comprar.

Ahora, Hellmann’s creó su propia isla en la que podrás dejar tus nabos podridos para convertirlos en comidas reales que serán distribuidas entre la gente más necesitada, por el organismo benéfico Second Harvest.

Una vez intercambiados los nabos, cada visitante de la isla Hellmann’s podrá darse un tour por ahí y adquirir mercancía virtual gratuita como playeras y gorras con el branding de la marca.

En esta isla incluso habrá un photo opportunity de Hellmann’s para que los jugadores se tomen fotos frente a un backdrop brandeado y las compartan entre sus amigos.

La meta de esta campaña es convertir 25 mil nabos echados a perder en la misma cantidad de comidas.

Ogilvy y su cliente crearon un nicho nuevo: una isla de Animal Crossing de cinco estrellas completamente brandeada y mantenida por una marca dentro de un universo alterno al que solo quienes tengan el juego, conexión a internet, suscripción al servicio online de Nintendo y una consola Nintendo Switch, podrán acceder.

Esta activación virtual pocas veces se ve y sin duda podría comenzar una tendencia de marketing que nos gustaría ver todavía más desarrollada en otros mundos accesibles en línea, ¿no crees?