Así recibió el famoso Metro de Londres, la llegada del PlayStation 5 de Sony

Guillermo Todd

En la capital del Reino Unido, Sony decidió cambiar los señalamientos del transporte subterráneo de la popular estación Oxford Circus, para adoptar tres de los cuatro botones principales de los controles de la PlayStation 5.

Dicho stunt es una especie de seguimiento espiritual a lo que hizo Sony y su agencia creativa en 2013, cuando lanzó el PlayStation 4 en Londres, al encender la Oxo Tower con los mismos símbolos de triángulo, círculo, cuadrado y X.

Por fuera, la señalética se transformó para celebrar el lanzamiento de la novena generación de consolas de videojuegos a la que se suma Sony con su más reciente propuesta, mientras pe por dentro, se podían ver prints relacionados a un lado del nombre de la estación.

Curiosamente, Oxford Circus es la estación más cercana de la tienda oficial de Microsoft que hay en Londres, aunque no sabemos si esto fue a propósito para provocar a la competencia o solo una alegre coincidencia.

De acuerdo con el portal Creative Review del Reino Unido, otras estaciones del servicio público subterráneo de Londres también fueron intervenidas para hacer referencia a algunos personajes de Sony, como Miles End, que transforma el nombre “Mile End” en homenaje a Miles Morales, del nuevo título de Spider-Man que forma parte del catálogo de lanzamiento de la PlayStation 5 y Lancaster Gate, que se convierte en Ratchet and Clankaster Gate, por el juego Ratchet & Clank.

Si andas por Londres, sin embargo, te llevarás la desagradable sorpresa de que esta movida publicitaria solo duró 48 horas, así que es altamente probable que solo puedas ver el stunt de Sony en fotos y videos.

Si te preguntas qué pasó con el cuarto símbolo del control de PlayStation, este permaneció igual en la señalética original del transporte subterráneo de Londres, debido a que este siempre ha sido un círculo rojo que rodea el texto blanco sin serifas sobre fondo azul que reza “UNDERGROUND”.

Algunos gamers londinenses creen que los cambios a su viejo Metro fueron “buenos mientras duraron”.