¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Así cambiará Elon Musk su estrategia de producción si la pandemia de COVID-19 empeora

Guillermo Todd

Elon Musk, CEO de las compañías SpaceX y Tesla, usó su cuenta de Twitter para anunciar que en caso de que la pandemia del coronavirus COVID-19 empeore, está preparado para convertir sus fábricas, de las que normalmente salen automóviles y partes para cohetes espaciales, produzcan ventiladores médicos.

Sin embargo, esta declaración no llegó de forma gratuita, ya que Musk solo respondió al mensaje que un internauta identificado como Raja Abbas le envió a través de Twitter, en el que le pedía “no actuar como un imbécil ante la pandemia” y “fabricar ventiladores porque son necesarios”.

“Uso un Tesla y amo a la compañía. Esto es un desastre masivo. Pregúntale a los doctores en las calles,” manifestó Abbas en Twitter.

Ante el mensaje, Abbas se limitó a contestar que “fabricaría los ventiladores en caso de que haga falta”.

Sin embargo, este movimiento de Relaciones Públicas no convenció a otros tuiteros como Nate Silver, editor en jefe de FiveThirtyEight, quien aseguró que “los ventiladores médicos hacen falta en este instante”, a lo cual Musk respondió escribiendo que “las fábricas de sus empresas eran sofisticadas, por lo que hacer ventiladores ‘no sería difícil'”.

Posteriormente, el CEO de SpaceX dijo que “los ventiladores que necesitan los médicos no se pueden fabricar de manera instantánea” antes de preguntar qué hospitales necesitan el producto en cuestión.

Claramente, los ventiladores a los que Musk se refiere no son los que tenemos en casa, sino dispositivos que ayudan a tratar enfermedades respiratorias como las provocadas por el coronavirus COVID-19.

De acuerdo a fuentes oficiales, en varios hospitales de Estados Unidos, el número de ventiladores operacionales es limitado y que confirme la propagación de la pandemia avanza, harían falta cada vez más.

Otros medios aseguran que la falta de equipo médico en varios hospitales del mundo ha comenzado a sentirse con mayor intensidad.

La respuesta de Musk no fue la más afortunada desde un punto de vista mercadológico, ya que otras firmas automotrices como Ford y GM, ya se han acercado a las autoridades estadounidenses para ver qué pueden hacer con el fin de evitar que los hospitales de ese país se queden sin ventiladores.

Esta muestra de interés por parte de la competencia de Tesla, ha provocado que muchos seguidores de la compañía de Musk pierdan fe en su filosofía y valores, lo que a la larga podría provocar una ola de mal PR que afecte sus ventas a futuro.