La youtuber cocinera mexicana que nos da lecciones sobre publicidad orgánica

Guillermo Todd

Para muchos creativos, averiguar la forma adecuada de mostrar productos en sus contenidos puede llegar a convertirse en un verdadero dolor de cabeza.

Hoy en día, las audiencias reaccionan de manera negativa ante los videos o los artículos que son “demasiado descarados” al momento de recomendar una marca.

Esta realidad es especialmente evidente en plataformas como YouTube, donde el product placement ha logrado evolucionar a tal grado, que se vuelve casi invisible, pero no por eso menos efectivo.

Un ejemplo de esta práctica ha sido el caso de De Mi Rancho a Tu Cocina, un canal de cocina de YouTube, que ha logrado tres cosas importantes: viralizar su contenido rápidamente, popularizar la gastronomía típica de México y hacer publicidad que se siente orgánica y fresca.

En este canal, Ángela, una mujer de la tercera edad que vive en una población rural de México, aparece preparando platillos típicos de su región y el resto del país en videos que duran, en promedio, menos de cinco minutos, y que son vistos hasta por 17 millones de personas.

Sin embargo, lo interesante de este caso es la forma en la que este espacio gastronómico se ha vuelto un edén para algunas marcas, ya que Ángela usa muchos productos de firmas como Nestlé o Pepsico, como ingredientes.

Para la conductora de este canal, no hay límites: si en una preparación necesita Chocolate Abuelita, ella mencionará la marca sin miedo, y si un platillo requiere usar galletas Gamesa, Ángela dirá exactamente cuál necesita.

Con esta forma de promoción involuntaria, la estrella de De Mi Rancho a tu Cocina no solo se vuelve más clara en cuanto a la preparación de su platillo, sino que abre su canal a anunciantes interesados en la forma tan dinámica y natural con la que realiza menciones.

Este tipo de videos se presenta como una oportunidad de oro para las grandes marcas de productos relacionados con la cocina, siempre y cuando estén dispuestas a cuidar la esencia del canal, que no hace sino difundir la cultura gastronómica de nuestro país de forma amena y accesible.