Coca-Cola realiza un cambio importante en su estructura ejecutiva

Guillermo Todd

En Coca-Cola, la cúpula ejecutiva fue presa de un cambio estructural importante: la figura de Oficial en Jefe de Crecimiento (CGO por sus siglas en inglés), desapareció a menos de dos años de haberse creado.

Esta decisión provocó que Francisco Crespo, ahora exCGO de la firma refresquera, se retirara y que la mesa directiva de Coca-Cola, optara por volver a crear la posición de CMO (Chief Marketing Officer), que en 2017 fue reemplazada por la oficina de Crespo.

Hasta antes de su retiro, el antiguo CGO se encargaba de la estrategia global, así como de las operaciones corporativas y comerciales; sin embargo, para la empresa, hace falta reestructurar muchas cosas para encontrarse a la altura de los retos actuales.

Ahora, las actividades del CGO serán distribuidas a lo largo de varias oficinas para darle al nuevo CMO mayor oportunidad de desarrollar sus estrategias de marketing, mismas que resultan esenciales para la supervivencia de la compañía.

Ahora Manolo Arroyo, nuevo CMO será quien se encargue de supervisar el marketing global integrado (operaciones creativas, de categorías nuevas, de marketing, de diseño y de insights), mientras que la estrategia corporativa estará a cargo de John Murphy, Jefe Financiero de la firma.

Arroyo tiene una larga trayectoria en Coca-Cola, ya que se unió a la empresa en 1995 como gerente de marca en España, antes de mudarse a Estados Unidos en 1998 para montar su primera estrategia global de agua embotellada. Desde entonces, Arroyo ha trabajado en roles tanto de operaciones como de marketing.

Por otro lado, las operaciones comerciales y con clientes estarán bajo el mando del COO (Chief Operating Officer) Brian Smith.

Los cambios tomarán lugar tan pronto como el próximo 1ro. de enero de 2020, mientras que Crespo abandonará sus labores hasta el final de junio del mismo año.

El antiguo CGO no dejará Coca-Cola del todo, ya que mantendrá un papel como consultor estratégico senior.