Publicidad de regreso a clases se viraliza por una inquietante razón

Guillermo Todd

En España “la vuelta al cole” también se encuentra a la venta de la esquina y marcas como la tradicional tienda El Corte Inglés, aprovechan para sumarse a este evento con una campaña que anuncia ofertas de temporada.

Sin embargo, una de las imágenes de este proyecto protagonizó un amargo debate en redes sociales, por supuestamente tener connotaciones suicidas, al mostrar las piernas de lo que parece ser un niño de edad escolar, parado al borde de una silla.

Debido al desafortunadísimo encuadre de esta imagen que no revela más allá de los muslos del pequeño modelo, muchos pensaron que se trataba de una representación de un menor de edad a punto de quitarse la vida colgándose del cuello.

Si no nos crees, mira esta imagen y dinos qué opinas.

Si tú también viste porqué la gente en España está armando un escándalo en redes sociales, entonces estás de acuerdo en que la campaña de El Corte Inglés fue muy mal ejecutada.

A la fecha no sabemos si el niño (o la niña) de la imagen está saltando de alegría por volver a clases o si en efecto, El Corte Inglés quiso comparar la tristeza que muchos niños deberán sentir por saber que sus vacaciones de verano terminaron, con la amargura de un suicidio.

Entre personas que se preguntan cuál fue la intención detrás de la fotografía que solo intentaba anunciar un 10% de regalo en compras relacionadas al regreso a clases, destaca el comentario de un internauta que se cuestiona si no hubo una sola persona dentro del departamento de marketing, que levantara la mano para protestar contra la imagen antes de publicarla.

Luego del vendaval de críticas que la campaña generó, el departamento de comunicación de la tienda departamental española decidió ofrecer disculpas públicamente y retirar la imagen.

 

Hasta la fecha nadie sabe realmente cuál fue el razonamiento detrás de esta inquietante campaña, pero si algo logró El Corte Inglés con este arte final, fue viralizarse y convertirse en tema de conversación entre cientos de españoles.

Habrá que ver qué hace la compañía ibérica para solucionar este fiasco de relaciones públicas.