Mira la creativa campaña que promociona la obra de teatro de Drácula

Guillermo Todd

Gracias al libro “Drácula” de Bram Stoker, sabemos que para descubrir al Conde, solo hacía falta mirar su reflejo (o falta de) en un espejo.

Este detalle ha logrado filtrarse en casi todas las obras de ficción relacionadas a los vampiros, por lo que se ha convertido casi en una regla universal que los autores que quieran escribir sobre esta raza fantástica de seres inmortales chupasangre, no pueden ignorar tan fácilmente.

Aprovechando este detalle conocidísimo, la agencia Wunderman Thompson Australia arrancó una campaña publicitaria para promocionar la puesta en escena de la obra de teatro Drácula en el West Australian Ballet.

En cada print, colocado estratégicamente cerca de un espejo, Drácula “desaparece” cuando se mira su reflejo, haciendo alusión a la conocida característica del antagonista de la obra.

Los prints se encuentra en baños de bares y restaurantes de algunas ciudades australianas, para invitar la mayor cantidad de gente a redescubrir la vieja obra decimonónica que creó la mitología moderna de los vampiros y los castillos embrujados.

Esta campaña nos recuerda a una que emprendió la BBC, para promocionar la serie Drácula, en la que conforme se hacía de noche, la silueta del infame Conde se iba apareciendo en un anuncio callejero colocado en una de las carreteras del Reino Unido.

A veces promocionar una nueva versión de una obra tan conocida, puede convertirse en un reto creativo bastante complejo que solo mediante triquiñuelas que asombrarían a alguien de finales del siglo XIX, época en la que se estrenó Drácula, podría resolverse.