La campaña de Coca-Cola que Hungría no quiere en sus calles

Patricia Bedolla

La nueva campaña de Coca-Cola ha generado mucha polémica y una ola de rechazo y violencia en contra de la compañía porque está protagonizada por parejas LGTBI.

Con el hashtag #loveislove (amor es amor), la campaña expone una serie de imágenes que muestran a varias parejas del mismo sexo compartiendo una Coca-Cola con el lema “Cero azúcar, cero prejuicios”.

La campaña se lanzó unos días antes de que comience el popular Festival Sziget en Budapest, evento musical que este año tiene el lema Love Revolution y que se ha proclamado a favor de los derechos LGTBI. 

“El festival Sziget promueve un ambiente donde nadie puede ser discriminado o insultado por su color de piel, religión o identidad sexual”, afirman desde la organización.

A pesar de que en Hungría se reconocen las uniones legales entre parejas del mismo sexo, la reacción de los ciudadanos, varios políticos y algunos medios de comunicación ha sido de rechazo.

Las acciones de rechazo contra la campaña Love Is Love

Los sectores húngaros más conservadores publicaron una petición online para que la empresa refresquera retire sus anuncios de las calles y de las estaciones de tren.

En la petición se puede leer:

“Hasta ahora, las grandes empresas en Hungría no se han publicitado con contenido y mensajes abiertamiente homosexuales. No sean ilusos, esto es una prueba.

Si la sociedad húngara acepta esto, habrá más y más pasos. Carteles, comerciales, películas, productos con el arco iris, etc. Y a medida que continuamos deslizándonos cuesta abajo, será cada vez más difícil detenerlo”.

Además, el miembro del parlamento István Boldog llamó a boicotear los productos de Coca-Cola hasta que se retiren los anuncios.

La respuesta de Coca-Cola

Ante la ola de rechazo, la empresa dio a conocer su postura a través de un comunicado:

“The Coca-Cola Company se esfuerza por la diversidad, la inclusión y la igualdad en nuestro negocio, y también apoyamos estos derechos en la sociedad.

Creemos que todos tienen derecho a amar a la persona que elijan. La campaña que se está ejecutando actualmente en Hungría refleja estos valores”.