Esta marca volverá a adoptar un viejo y queridísimo logo para enfrentar 2021

Guillermo Todd

Burger King se prepara para enfrentar todos los retos que 2021 traiga consigo y para ello, anunció la inminente adopción de un logo que se parece mucho al que la cadena de restaurantes de comida rápida, usó de 1969 a 1999.

Se trata del viejo logotipo que deja ver dos bollos cubriendo el texto “Burger King”, solo que la diferencia radica en que los colores de antes, que para la cúpula creativa de la marca, parecían algo “pálidos”, serán cambiados por unos que representen mejor las cualidades de sus alimentos.

Fernando Machado, CMO global de Restaurant Brands International, reveló a AdWeek un poco de contexto respecto al cambio de imagen que iremos viendo a lo largo de 2021 y más allá.

“Nos inspiramos en el logo que tuvimos por treinta años. La diferencia principal es que ajustamos los colores para que fueran más vibrantes y parecidos a los de la comida. Ajustamos las proporciones de los bollos para que se vieran más como nuestras hamburguesas. Incluso la fuente es un poco más ‘jugosa’ y ‘deliciosa’, justo como nuestra comida”.

Para Machado, el logo que la marca adoptó a finales del siglo pasado, “no pasó la prueba del tiempo ni se adaptó a las plataformas digitales”.

El ejecutivo incluso dijo que en el logo actual, se ve cierto brillo sobre el bollo de la hamburguesa, cosa que para él y su equipo, no tiene sentido porque “los bollos no brillan”.

Según información directa de Burger King, comenzaremos a ver la nueva imagen de la marca a partir de los primeros meses de este año.

Tanto los menús físicos como los digitales, así como las apps y la identidad en redes sociales, irá adaptándose a la nueva imagen con la que Burger King busca enfrentarse a los retos de 2021.

La importancia del diseño del logo no se limita a representar lo que la compañía vende, sino también a confirmar a ojos del público la filosofía que rodea todos sus productos: “diversión y un poco de irreverencia”.

Es raro ver que una compañía decide readoptar una imagen que había caído en desuso, pero la decisión no carece totalmente de sentido, ¿no crees?