¿Qué hay de cierto con la noticia de que Burger King recibirá una estrella Michelín?

Guillermo Todd

Desde hace más de un siglo, la Guía Michelín se ha convertido en una de las referencias gastronómicas de la más alta orden en el mundo.

Para un chef o restaurante, obtener una de las tres estrellas que la guía puede otorgar tanto por calidad de platillos, como por su presentación, aroma y un montón de factores que hacen de un alimento común, uno “digno de estrellas Michelín”, es uno de los más grandes honores.

Aprovechando un poco esto, el CEO de la rama belga de Burger King, aprovechó el sentido del humor característico que la marca ha demostrado tener a nivel mundial, para presentar su más reciente hamburguesa, la Master Burger, como candidata a obtener el reconocimiento de la prestigiosa Guía Michelín.

Por ello, Burger King Bélgica lanzó una carta abierta solicitando una oportunidad para ser considerada por los inspectores de la guía.

La misiva fue distribuida en redes sociales, internet y en vallas exteriores en las calles de las principales ciudades de Bélgica. El esfuerzo de comunicación incluyó la reunión de firmas para lograr que uno de los inspectores de la Guía Michelín vaya a uno de los restaurantes de Burger King con el fin de que pruebe su más reciente producto.

El redactor de la solicitud incluso hace gala de su dominio del lenguaje, para vender la hamburguesa como una verdadera experiencia gourmet de la más alta calidad, describiéndola como si fuera una obra de arte plástico o algo similar.

¿Qué sucedió?

Parece que un inspector respondió a la solicitud y fue a evaluar la Master Burger, pero hasta el momento se desconoce su veredicto (que seguro será malo, tomando en cuenta los altos estándares con los que suelen comparar los platillos).

Sin importar si Burger King se convierte en la primera cadena de comida rápida en conseguir un reconocimiento de este tipo, el esfuerzo creativo y de comunicación ahí está, como ejemplo de cómo generar conversación alrededor de un producto nuevo.