Artistas crean un reloj del Cambio Climático para prevenirnos del peligro inminente

Guillermo Todd

En un claro paralelismo al Reloj del Fin del Mundo diseñado en 1947 para marcarle a la humanidad lo cerca que estaba de la destrucción total por armas nucleares, los artistas Gan Golan y Andrew Boyd, crearon un dispositivo similar que marca el tiempo que nos queda para alcanzar las cero emisiones.

Según este contador, nos quedan 7 años, 99 días, 18 horas, 19 minutos y 01 segundos para cumplir esta meta y transformar toda nuestra industria contaminante en alternativas sustentables, ya que si no lo hacemos a tiempo, el mundo como lo conocemos estaría completamente perdido.

Lo que se busca es visibilizar nuestra dependencia a combustibles como el carbón, que en gran parte del planeta se usa para impulsar distintos tipos de energías necesarias para el avance de nuestra civilización.

Temas como el Cambio Climático no solo aumentan la temperatura general del planeta, sino que también desastres “naturales” como inundaciones, incendios forestales, hambrunas y migraciones masivas, se vuelven más recurrentes, según los autores de este catastrófico reloj.

El objetivo es convencer a las naciones de todo el mundo de que nuestro tiempo en el planeta está por terminar si no se toman medidas mucho más contundentes para adoptar nuevas formas de impulsar sus industrias.

Este contador fue instalado en donde solía estar un reloj astronómico, en la Ciudad de Nueva York y puedes revisarlo en tiempo real dando clic en este enlace.

Temas como el Cambio Climático han impulsado a muchas compañías a crear campañas de comunicación completamente dedicadas a hablar de sus esfuerzos para llegar a convertirse en empresas 100% verdes que contribuyan a salvar al planeta.

Ejemplo de esto es Apple, que lleva años adaptando casi todos sus procesos, desde la fabricación de sus nuevos dispositivos, hasta el mantenimiento de sus servidores, para disminuir su “huella de carbón”.

Firmas como Patagonia, especializada en ropa para llevar a cabo actividades al aire libre, ya han definido su postura en este aspecto, a través de las etiquetas de su ropa.

Durante la Guerra Fría, el peligro más grande era el fin del mundo a manos de un enemigo al otro lado del mundo, mientras que en 2020, el Cambio Climático es lo que nos preocupa.