¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Así es como esta compañía cuidará a los clientes que visiten sus icónicas tiendas

Guillermo Todd

Apple es una compañía cuyos productos también se venden en sus exclusivas tiendas insignia Apple Store y desde que inició la pandemia del Coronavirus Covid-19, la mayoría de estas tuvo que verse en la necesidad de cerrar.

Sin embargo, la firma de tecnología ya se prepara para reabrir sus puertas una vez que las restricciones sean levantadas en algunos de los países en los que tiene presencia.

Sabemos que abrir las tiendas rápidamente, podría ser dañino para la percepción de la marca de sus consumidores, en especial aquellos que crean que Apple no está tomando las precauciones necesarias para cuidar su salud y seguir las medidas preventivas para evitar la propagación del virus.

Por ello, Deirdre O’Brien, vicepresidente senior de retail de Apple, publicó una misiva en la que detalla cómo es que la empresa irá reabriendo paulatinamente sus tiendas en todo el mundo.

En la carta dirigida a sus consumidores, O’Brien explica que Apple analizará la data de cada tienda para decidir cuál abrirá primero.

En otras palabras, Apple echará mano de la metadata de cada punto de venta para tomar sus decisiones a corto plazo.

Información como ubicación, tráfico, ganancias, tendencias y popularidad, será tomada en cuenta para decidir qué sucursal abrirá primero y si puede hacerlo, en caso de que el gobierno de la ciudad en la que se encuentre, no decida volver a imponer restricciones.

O’Brien cuida mucho su lenguaje en la misiva, ya que dice que la reapertura de sus tiendas no es “una decisión que deba apresurarse” y que debe tomarse en cuenta que aún hay posibilidades de que las condiciones de sanidad cambien en cada región y que si vuelve a requerirse cerrar las puertas de un punto de venta, “Apple lo hará sin dudarlo”.

Por otro lado, si una tienda abre, la experiencia será muy diferente a la que estábamos acostumbrados, ya que el staff estará entrenado para limpiar profundamente cada rincón de esta varias veces al día, así como para atender a un número menor de clientes, ya que habrá un límite estricto de las personas que podrán permanecer dentro de la tienda.

Cada empleado dentro de las Apple Stores tendrá que usar un cubrebocas y los clientes no podrán entrar a menos que lleven uno también. Para este propósito, Apple ofrecerá máscaras faciales a la entrada de cada puto de venta en operación.

Al entrar, se checará la temperatura de los visitantes, mientras que algunas de las entregas se podrían hacer en la calle.

Así es como esta marca transformará su experiencia de compra una vez que la pandemia vaya pasando.

La percepción de los clientes es muy importante y en este momento lo que más quieren es sentirse seguros y cuidados.

Sin embargo, ¿cómo afectará las ventas la pandemia? Solo los resultados del próximo trimestre podrán decirlo.