Partidas de Among Us para promover el voto entre los más jóvenes

Guillermo Todd

La congresista de 30 años Alexandria Ocasio-Cortez (AoC), que en 2018 fue elegida como la mujer electa más joven en trabajar en el Congreso de Estados Unidos, armó una exitosísima partida del famoso juego Among Us.

Durante el match amistoso entre ella y otros gamers, al menos 400 mil personas se unieron al canal Twitch para discutir sobre lo que veían en pantalla.

AoC también aprovechó el forum para promover el voto entre los jóvenes estadounidenses que representan el llamado “voto flotante”, votantes que todavía no se deciden por un candidato en particular o que incluso no pensaban participar en los comicios en los electorales de Estados Unidos.

Con la simple invitación en Twitter de “¿Alguien quiere jugar Among Us conmigo?”, la joven congresista logró reunir una cifra para nada despreciable de seguidores en Twitch, una de las plataformas más populares para ver a otros jugar videojuegos.

Este tipo de iniciativas “orgánicas” y “genuinas”, han convertido a la congresista de origen latino, en una de las voces más visibles de una generación cada vez más recelosa de la clase política estadounidense.

Among Us, además de ser un juego tremendamente popular, suele ser jugado por miembros de la llamada Generación Z, misma que podría acercarse a la edad de votar por primera vez y que no se siente muy atraída hacia el mundo político.

Cabe resaltar que el interés de Alexandria Ocasio-Cortez en los videojuegos fue genuino, ya que la transmisión en Twitch no duró 15 minutos ni nada por el estilo, sino más de tres horas de juego continuo y charla política amistosa.

Con una base de jugadores tan escéptico de los políticos y las corporaciones, la estrategia de AoC pudo haber salido increíblemente mal, pero sus reacciones a lo que sucedía en Among Us, así como su interacción con jugadores y espectadores, fue tan genuina, que toda la movida le salió de manera excelente.

En pocas palabras, AoC se presentó como una representante completamente cercana a los ciudadanos, y eso suele ser algo increíblemente difícil para un político casi en cualquier país.

Esto no significa que todos los congresistas y candidatos deberían intentar “hacerse amigos de los jóvenes” usando plataformas populares como Twitch o Discord, pero sí que la manera de comunicarse con las generaciones más recientes, está cambiando a pasos acelerados.