Donald Trump y Abraham Lincoln se ponen francos para pedirle a la gente que vote

Guillermo Todd

La agencia creativa O Positive lanzó una campaña publicitaria llamada “Abe and Trump Being Frank“, en la que Abraham Lincoln y Donald Trump, discuten temas políticos y cotidianos frente a un idílico lago en el valle.

Ambos demuestran lo diferentes que son como mandatarios, así como algunos de los temas que más ocupan a los estadounidenses actualmente, como el racismo, los polémicos tuits del presidente actual y el Coronavirus más reciente.

La campaña incluye nueve cortometrajes hilarantes protagonizados por dos actores que le dan al clavo en su interpretación de Lincoln y Trump.

Cada episodio termina con una invitación para votar el 3 de noviembre, día en que los estadounidenses participarán en el proceso democrático que mantendrá a Trump en la Casa Blanca o le dará la oportunidad al candidato Joe Biden, de poner en práctica sus promesas de campaña.

Por el corte de cada cortometraje, imaginamos que la campaña está dirigida al sector del voto flotante para que favorezca a Biden.

A la vez que avanzan los cortometrajes, vemos lo diferentes que son ambos presidentes: Lincoln con su estoico semblante y Trump, hablador y ególatra que usa uno de sus libros (“The art of the deal”) oculto debajo de la Biblia, como guía moral de casi todas sus decisiones.

Interesante la decisión de poner a uno de los presidentes más queridos de Estados Unidos, discutir temas de interés común con Donald Trump, una figura polémica desde hace décadas, pero especialmente, desde que comenzó su campaña presidencial hace más de cuatro años.

Uno de los cortos incluso se burla “de las manitas” del presidente. Sin duda, una falacia ad hóminem, más que un argumento de peso.

En el séptimo episodio, Abe y Donald discuten la idea del voto a distancia.

La campaña, te guste la figura de Lincoln o Trump, derrocha creatividad, por lo que vale la pena echarle un vistazo, aunque sea para echar unas risas.