Esta automotriz vuelve a posicionarse como cabeza de lanza en el combate contra la pobreza

Guillermo Todd

La firma manufacturera Kia, decidió hacer algo que otras empresas jamás imaginaron en el marco del Super Bowl, usar el dinero que invertiría en un comercial (30 segundos costarán 5.6 millones de dólares a los anunciantes), para usarlo en causas benéficas.

Detrás de la iniciativa The Great Unknowns Scholarship, Kia usará una gran suma de dinero para “ayudar a los jóvenes necesitados a acceder a una mejor educación”.

Para promocionar el arranque de esta campaña, se contrató a la agencia David&Goliath, que manejará la comunicación ATL, cuyo material principal es un emotivo comercial de 60 segundos que también se transmitirá durante el tercer cuarto del esperado partido.

Esta beca funcionará de la siguiente manera: por cada yarda recorrida durante el Super Bowl, la firma automotriz donará mil dólares a tres organizaciones benéficas: Covenant House, Positive Tomorrows y StandUp for Kids

De esta manera Kia se abre paso entre los grandes publicistas del Super Bowl, pero fuera del tiempo aire que ocupa este partido en televisión.